sábado, 26 de abril de 2014 | By: Frank Sanchez

¡Hartos de la escuela!

Este libro es de aquellos que cuando yo miro en una estantería digo: "Mi infancia" con unos ojos ilusionados. Así es, me refiero a una de esas historias en las que el autor nos envuelve en millones de recuerdos de nuestra época escolar primaria e incluso menor, el inicial, junto a relatos de travesuras, juegos infantiles, y una gran dotación de inocencia e imaginación. Menos mal que me decidí completamente a comprarlo aquel día, el año pasado, en la Feria del Libro en Lima.

Este libro, Diario del plan de fuga, me resulta en extremo interesante por la buena combinación de astucia, ingenio y "palomillada" de un grupo de estudiantes que cursan la primaria diseñando y ejecutando, hartos de la escuela, un plan de fuga, para disfrutar de una tarde libres, haciendo lo que a ellos se les pegue en gana.

Envolvente, interesante, nostálgica y divertida. Este libro es para aquellos que quieren revivir su infancia.

Ninguno miró hacia atrás.
Pág. 127 - Diario del plan de fuga

DIARIO DEL PLAN DE FUGA

Título: Diario del Plan de Fuga
Editorial: Editorial Del Nuevo Extremo S.A.
Autor: Juan José Dimilta
Formato: Tapa blanda




SINOPSIS:
Hartos de la escuela deciden escapar, para lograrlo diagraman un plan. Este es el diario de una fuga genial y divertida, hacia un mundo por descubrir desde un universo que aburre.

OPINIÓN PERSONAL:
Infantil, envolvente, apasionante. Sinceramente, Juan José Dimilta se lució con este libro infantil, la cercanía de los personajes a nuestro yo interior y olvidado en el pasado nos abre las puertas, nuevamente, de la imaginación y la inocencia.

Diario del plan de fuga nos lleva a nuestra infancia de nuevo, narrando hechos propios de la ingenuidad de un niño, su vida despreocupada, una gran creatividad y esas ganas de escapar de la escuela, justamente el objetivo del protagonista.

Pedro, el protagonista, quien narra la historia, nos va contando a lo largo de la obra, cada una de las personalidades de sus compañeros de clase, que van desde un tipo que se pinta el cuerpo con su estuche de marcadores y colores de lujo hasta unos matones de grados superiores. Lo cual nos hace muy simple y fácil reconocernos y sentir empatía con la historia.

Verdaderamente, les recomiendo muchísimo este libro, se puede leer, máximo, en dos días, es súper liviano, y sirve para quitarse los problemas por un momento y lanzar una que otra sonrisa tierna y nostálgica. 

¡Atrévete a descubrirlo!

El mejor sistema de control es aquel que se naturaliza.
Pág. 99 - Diario del plan de fuga

A man on the moon

0 comentarios:

Publicar un comentario